miércoles, 25 de noviembre de 2009

París






París es precioso, más de lo que dicen y hace frío.
En el metro, que es fantástico, se respira melancolía y miedo cuando te quedas encerrada de noche. La torre Eiffel tiene un encanto indescriptible y la cultura allí es aire sano para respirar. El Louvre me hizo correr de lado a lado, además de inyectarme una pasión mayor por lo que estudio. Disneyland es un sueño con extra de azúcar para todos aquellos que conservamos ilusiones con olor a infancia y el avión me marea.

Viaje fantástico.


El regreso se ha ido tiñendo de colores que acabarán por extinguirse y las conclusiones serán positivas, seguro.

3 comentarios:

vanesa dijo...

bieeeeen! no soy la unica que piensa que Paris es bonito!!

así me gusta Estheru, que disfrutes y te lo pases bien quitando los inconvenientes que tuvisteis. vuelves conmigo y volvemos a soñar y a correr en disneyland? *-*

Daenyel dijo...

Envidia, envidia, envidia, envidia... jijiji... pero de la buena, ¿eh?

Estoy deseando volver a ir, cuando fui solo era un pequeñajo de nueve años y creo que ahora disfrutaría mucho más tanto de Paris como de Disneyland.

Un beso Esther; me alegro que estés de vuelta.

Pásate por mi blog pronto que quiero que leas La Plañidera.

Apple dijo...

woow... a mi me encantaria conocer paris...

que bueno es disfrutar de realidades nuevas! bien por ti (:

saludos

 
Blogger design by suckmylolly.com