domingo, 14 de febrero de 2010

Demasiado silencio.



Recuerdo el caminar tembloroso,
los globos cegados por el brillo,
la disposición magistral del miedo astral.

Siento la rabia de un niño,
el sentimiento idiota,
y el sístole, diástole nutrido de ansiedad.

Leo y escucho a la soledad,
al innombrable sentimiento,
a la desesperación incontrolable.

Al dormir dudo,
¿qué es verdad ,¿qué es mentira?,
¿filosofía? o más bien ¿cuento popular?

Secreto, el corazón se expande una vez pero se contrae dos.


La obra de teatro salió a la perfección, de ahí esa foto tan plateada de nosotras, feliz año nuevo chino.

3 comentarios:

vanesa dijo...

Que cara! T_T La verdad es que sí, solo hubo un fallo: el corazón no sangró!

Eso es bueno. Querrá decir que seguimos vivos después de todo lo que ha pasado y seguiremos a pesar de los obstáculos que tengamos por el camino.

Feliz año nuevo ~

pd. je t'aime!

Miguel dijo...

Me alegro de que os saliera bien la obra de teatro. Por lo demás... ¿quién sabe cuando soñamos o cuando no soñamos? ¿quién puede acertar a decir que esto es la realidad y lo otro no?

Un abrazo.

Daniel Marcos dijo...

Estáis monísimas con ese maquillaje; me alegro muchísimo de que la obra saliera genial.

Me encanta tu poema, Esther; como siempre te digo, tienes magia cuando escribes, atrapas al lector desde la primera hasta la última letra.

 
Blogger design by suckmylolly.com