domingo, 17 de febrero de 2008

¿dónde estás?

Es Domingo, otra vez, otro domingo sin ti, sin tu presencia sin esa mesa que tu presidías, sin tus palabras , sencillamente sin Ti.

Hoy he vuelto a recordar como corría por la villa gritando –“uelo , uelo”…, recuerdo el Grand Prix visto desde tu regazo, las monerías que nos hacíamos, las historias de tu infancia, las tardes buscando caracoles, recuerdo cuando me paseabas con el flotador por la piscina…

No eras el más hablador, ni el más expresivo, pero no me importaba, nunca me importó, me importaba sentarme en tus rodillas y pasar las tardes de verano junto a ti, me importaba tu afán porque aprendiera a leer, a multiplicar, a restar, me importabas tú y sólo tú.

Me gustaba tanto estar siempre a tu vera, “ayudarte a regar”, hacer dibujos para hacerte reír, leerte aquella frase que tanta gracia te hacia (el conejo se escondió en el pajar), me gustaba tantísimo cuando me dabas las buenas noches, cuando me hablabas de los perros, cuando imitabas a Carmen Sevilla, cuando después de comer te sentabas en el sofá y cerrabas los ojos para dormir…

Me complacía tanto tenerte cerca que ahora que repaso los álbumes de fotos y oigo a mi madre decirme:

-Mira la “uelo” que bien sale en esa foto, qué lástima que ya no este…

Me derrumbó, no sé hacía donde mirar ni como cambiar de tema, me haces tantísima falta al entrar a tu casa y ver que no estás, al pasar por la calle mirar hacia el ventanal y no ver tu rostro detrás de la ventana. No fui la nieta perfecta, quizá no te dije siempre lo mucho que te quería pero ya me ves aquí como la idiota que soy escribiéndote ahora que ya no estas, ahora que nunca podré sentarme en tu regazo y ver pasar las horas…

Te quiero Abuelo, donde quiera que estés, quiero decirte entre lágrimas que nunca te olvidaré.

4 comentarios:

Ricky dijo...

Hola Esther, lo siento, ahora ya se porque e metido la pata, de haberlo sabido antes no te habría dejado leer mi historia, lo siento de verdad. Animo y ya sabes...

Dw besos Nos Leemos

NuRieta dijo...

Esther, tras leer esto no creo que no hayas sido la nieta perfecta..quizá no le dijiste lo que le querías, ya nunca te sentarás en su regazo a ver pasar las horas… pero desde donde quiera que esté tu abuelo, te observa, y sabe que le quieres entre lágrimas, sabe que nunca le olvidarás..y estoy segura de que te protege y no le gusta verte llorar

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Mi niña, ya estoy llorando otra vez, que lindo lo que escribiste, sé que tu abuelo, lo sabe y además lo lee desde el hermoso lugar en donde ahora está.
Mientras te leía, me acordaba de mis abuelos, yo era tan feliz con ellos, eran mis segundos padres y ya no están. Aun creo que debí abrazarlos más aun.
Espero que estén todos juntos en el cielo azul que no sabemos.
mua

Esther dijo...

Muchas gracias Ricky, y no te preocupes que ya está más que aclarado lo de la historia... Esta entrada sólo forma parte de unos de esos días en los que te da y dices:
¿Dónde estás, dónde?

Un abrazo.

Nuria, gracias, gracias, y más gracias, me gusta pensar así que está en un lugar mejor, y que nunca se irá del todo. Fue muy duro perderlo y vivir sin él, es el único abuelo que conocí y ... pero sé que he de ser fuerte y continuar por él.

Paty,me alegra que te parezca bonita, y ya ves que sólo son recuerdos recogidos entre miles, ojalá lo leyera y sepa que no me olvido de él, que me falta algo al entrar y ver que no está en el lugar donde siempre estaba.
Supongo que todos estarán mirando y velando por nosotros en algún lugar.
Un beso.

 
Blogger design by suckmylolly.com