domingo, 16 de marzo de 2008

Miel y limón

No era un lugar normal, ningún lugar lo es, era un pueblo peculiar diferente como todos, en el que una niña vivía como otra niña en cualquier otro lugar… Una niña conocida por todos, y a la vez por nadie, una loca más, peculiar y conocida por su aspecto:

Piel blanca, ojos de estrella, suave pelo arrastrado por una diadema, vestido verde esperanza, zapatitos a juego, y su bolsita de caramelos de miel y limón.

Recorría las calles sonriendo y meciendo en su boca uno de sus dulces caramelos, todas las miradas se centraban en ella al verla pasar, miradas de serpiente, pero ella era ajena al mundo, y sabía endulzarse la vida con su imaginación de miel y limón…

Tan ajena era, que en su soledad solo la acompañaba su imaginación, tan tan ajena, que pasaba los días y noches en la copa de un árbol anotando percepciones de flores, estrellas y de más.

Era la psicóloga de la Luna, y en realidad no estaba sola, su fiel amigo Coco, al que los parpados le pesaban y la espuma que lo formaba se desangraba por cada ranura de su costura; todo era de color si ella lo veía, era tan hermoso todo que no comprendía el llanto, ni el dolor, hasta que un día lo tuvo que vivir… Un día cuando cambio de ropa, quiso conocer nuevos árboles y se encontró dolor, llanto, mariposas de alas rotas, flores de mirada triste, estrellas que no brillan, y una Luna que huía de su mirada.

Aunque el dolor más grande que experimentó fue al regresar con su vestido verde esperanza meciendo su último caramelo de miel y limón, y ver que no quedaba nada, que Coco había desaparecido, que el árbol se deshizo de sus hojas y que las flores no despertaban de su sueño… Por eso sin saber que hacer, sin camino, sin lugar, sin sus dulces caramelos, y con una mirada marchita se lanzó al mar en busca del mundo de verdad…



En mitad de estas vacaciones en las que compagino trabajo con diversión, me paro a transmitiros que LA REALIDAD NO ES MÁS QUE AQUELLA QUE NOSOTROS QUEREMOS QUE SEA...


Prometo relataros pronto el maravilloso día de las paellas de este año, hay mucho que contar...

4 comentarios:

εїз Иú®iĂ εїз dijo...

y es que las realidades que nos inventamos a veces son mejores que la verdad, por eso me gusta vivir en "mi mundo", porque mi realidad a veces es mejor que la verdad...me explico?

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Si, la Vida tiene de todo, belleza y fealdad, y a veces,
nos dejamos llevar
por la Mosca parada en el Vidrio Impecable...
pero otras veces vemos a la Mariposa en la Ventana Sucia....

Hay días y días y claro que depende mucho de nosotros, como sea cada uno de esos día...
solo que a veces.........
pero no importa....hoy recojo tu alegría!!!

besos muchos para tí de mí.

Paty.Difusa

jOo! dijo...

no pude dejar de asombrarme por tu relato, hermoso y aun mas si me siento identificada por aquella niña que sola la dejaron... sé que es lo que yo elegi, pero nu puede dejar de nublarse mi mirada.

besitos... sigue escribiendooooo...

Esther dijo...

Nurias, ya somos dos, además cada uno se toma por realidad lo que quiere ¿no?

Un abraZo

Paty,hermosísima reflexión, sin días malos no habrían días malos.está clar o =)

Un abrazoooo de colorines


Joo... muchos ánimos, la niña es feliz , no está sola, está acompañada, siempre...tenlo en cuenta un beso!

 
Blogger design by suckmylolly.com